Introducción

La Lucha pro licencias de conducir busca apoyo para impulsar la propuesta de ley HB1648 en el Congreso de Pennsylvania. Si esta llega a ser aprobada, todo el mundo en el estado tendría derecho a poseer una licencia de conducir, sin importar su estatus migratorio. Anteriormente, en el código de vehículos de Pennsylvannia, era permitido conseguir una licencia con el Número de Identificación Personal del Contribuyente (ITIN), en lugar del Número de Seguro Social, entre 1992 y 2002. Nosotros estamos comprometidos a recuperar ese derecho a tener una licencia de conducir para todas las familias de Pennsylvania.

Economía

Poder conducir nos permite contribuir de muchas maneras a la economía local. El trabajo que aportamos, los negocios y empleos que creamos, así como los impuestos que pagamos, desaparecerán si no tenemos acceso a las vías. En los estados donde los inmigrantes han sido más criminalizados en los últimos años, la economía y la calidad de vida de todos sus residentes se han visto afectados por estas políticas.

  • En el 2012, los pensilvanianos indocumentados contribuyeron con 130 millones de dólares en impuestos al estado.
  • Según datos del 2009, empleadores reportaron pagos de casi $74 mil millones a nivel nacional a 7.7 millones de trabajadores no identificados por números de seguro social (SSN).
  • Estos contribuciones representan más de $11 mil millones para el programa de Seguro Social y más de $2 mil millones para Medicare.

Seguridad pública

Los caminos y carreteras son más seguros para todos cuando cada persona al volante tiene una licencia, seguro e identificación. Por esta razón, policías y alguaciles en todo el país están de acuerdo con que este derecho se conceda a cada persona.

Derechos humanos

El derecho a la movilidad y a transitar libremente, está inscrito en la Declaración Universal de Derechos Humanos. Muchos otros derechos fundamentales (al trabajo, a la educación, y a la dignidad humana) sólo son accesibles a través de una identificación válida y transporte adecuado.

Soluciones reales

Este estado necesita soluciones a nuestra actual crisis económica, no trucos políticos ni la satanización de familias trabajadoras. La gente pobre y trabajadora en Pennsylvania, de todas la razas y nacionalidades, tenemos que juntarnos para construir un futuro más equitativo.